05 septiembre 2017

Como empezar bien con la lactancia materna Dr. Jack Newman

Lactancia materna: cómo empezar bien.
Por Dr. Jack Newman.

Dar el pecho es la forma natural y normal de alimentar a los bebés y niños pequeños, y la leche materna está hecha específicamente para los bebés humanos. Empezar bien desde el principio ayuda a que amamantar sea una experiencia placentera para usted y para su bebé.  La lactancia debería ser sencilla y libre de problemas para la mayoría de madres.

 La gran mayoría de madres son perfectamente capaces de amamantar a sus bebés exclusivamente. Es más, la mayoría de madres debería ser capaz de producir suficiente leche. Desafortunadamente, algunas rutinas y políticas hospitalarias obsoletas basadas en alimentación artificial con biberones todavía predominan en demasiadas instituciones de salud y hacen que la lactancia materna sea difícil, incluso imposible, para demasiadas mamás y bebés. También es frecuente que estas madres se culpen a sí mismas.

Para que la lactancia marche bien y se establezca adecuadamente, arrancar bien desde el inicio puede hacer toda la diferencia del mundo. Por supuesto, incluso con un inicio terrible muchas madres y bebés se las arreglan. Y también es cierto que muchas mamás solo ponen al bebé al pecho y todo funciona bien.

 La base de una lactancia exitosa es lograr que el bebé agarre el pecho correctamente. Un bebé que se prende bien, saca bien la leche. Un bebé que no se prende bien, tiene más dificultad para obtener leche, especialmente si el suministro no es abundante. La producción de leche no es abundante en los primeros días después del nacimiento, esto es normal, así lo diseñó la naturaleza; pero si la forma en que está agarrando el pecho el bebé no es buena, se le hará difícil obtener leche. Por esta razón es que muchas madres “no tienen suficiente calostro”.

Las madres casi siempre tienen suficiente calostro, pero el bebé no lo está sacando.  Los bebés no necesitan demasiada leche en los primeros días, pero sí necesitan algo de leche. Aunque la producción de leche sea abundante, tratar de amamantar a un bebé con un mal agarre es similar a darle un biberón con un chupón con hoyito que es demasiado pequeño: el biberón está lleno de leche, pero el bebé no va a obtener mucha, o le va a salir muy despacio. Así es que el bebé que succiona del pecho puede pasar largos ratos mamando, o pedir el pecho con mucha frecuencia o no estar contento cuando mama, y todas esas razones pueden convencer a la madre de que no tiene suficiente leche, lo cual en la mayoría de casos no es verdad.

 Cuando el bebé se prende incorrectamente, también puede causarle a la madre dolor en los pezones. Y si al mismo tiempo no logra sacar bien la leche, usualmente se va a quedar en el pecho durante largos períodos, haciendo que el dolor sea mayor. Muchas veces se les dice a las madres que el bebé está bien colocado, pero es fácil decirlo aunque en realidad no esté tomando bien el pecho.

Las madres también reciben mensajes confusos y contradictorios sobre lactancia a través de libros, revistas, internet, familiares y profesionales. Muchos profesionales de la salud en realidad tienen muy poco entrenamiento sobre cómo prevenir problemas de lactancia o en cómo tratarlos si se presentan.

A continuación algunas recomendaciones para facilitar la lactancia:

 * El bebé debe estar piel con piel con la madre y tener acceso al pecho inmediatamente después del nacimiento. La gran mayoría de recién nacidos puede estar piel con piel con su madre y tener acceso al pecho en cuestión de minutos después de nacer.  Es más, las investigaciones han demostrado que si se les da la oportunidad, muchos bebés de pocos minutos de nacidos van a arrastrarse desde el abdomen de la madre hasta su pecho, prenderse solos y empezar a mamar. Este proceso puede tomar solo unos minutos o hasta una hora o más, pero la madre y el bebé deberían tener este tiempo juntos (al menos la primera hora o dos) para empezar a aprender el uno del otro. Los bebés que se prenden del pecho por sí mismos tienen muchos menos problemas de lactancia. Este proceso no requiere ningún esfuerzo de parte de la madre, y la excusa de que no puede hacerse porque la madre está cansada después de la labor es sencillamente una tontería.

 * El bebé debe permanecer en contacto piel con piel con su madre tanto tiempo como sea posible inmediatamente después del parto y durante tanto tiempo como sea posible en las primeras semanas de vida. Por cierto, algunos estudios también han demostrado que el contacto piel con piel entre madre e hijo(a) mantiene al bebé tan caliente como una incubadora. Es cierto que muchos bebés no se prenden solos y maman durante este período pero, generalmente, esto no es un problema y no causa ningún daño esperar a que el bebé empiece a mamar. El contacto piel con piel es beneficioso y muy importante para el bebé y la madre aunque el bebé no empiece a mamar.

 *El contacto piel con piel ayuda al bebé a adaptarse a su nuevo ambiente: su respiración y ritmo cardiaco son más normales, el oxígeno en su sangre es mayor, su temperatura es más estable y el nivel de azúcar en su sangre es mayor. Es más, existe buena evidencia de que mientras más tiempo permanezcan los bebés piel con piel en los primeros días y semanas, (no solamente durante las tomas al pecho) mejor será su desarrollo cerebral. Además, ahora se piensa que el cerebro del bebé se desarrolla de ciertas formas únicamente debido al contacto piel con piel, y este importante crecimiento ocurre sobre todo en las primeras semanas de vida (entre la tercera y la octava).

 * Una colocación correcta es indispensable para el éxito de la lactancia. Desafortunadamente, muchas madres están siendo “ayudadas” por personas que no saben lo que es una buena colocación. Si a usted le dicen que su bebé de dos días de nacido está agarrando bien el pecho a pesar de que siente los pezones muy adoloridos, sea escéptica y busque ayuda de otra persona. Antes de dejar el hospital, le deben mostrar que su bebé esté colocado correctamente y que está realmente sacando leche del pecho, y es importante que usted sepa reconocer que está sacando leche (el tipo de succión debería ser boca bien abierta-pausa-boca cerrada).

Vea también videos sobre cómo colocar al bebé al pecho. Hay videos de bebés menores de 48 horas que están mamando, no solamente succionando.  Si usted y su bebé salen del hospital sin saber todo esto, busque ayuda de una persona con experiencia, contactando a la Liga de la Leche (www.llli.org) o a una consultora de lactancia IBCLC.
 Nota: A las madres a menudo les dicen que si la lactancia es dolorosa, la colocación no es correcta (usualmente esto es cierto), y que la mamá debe retirar al bebé del pecho y volverlo a colocar una y otra vez….Esto no es una buena idea. En lugar de retirarlo y volverlo a colocar,  arregle el afianzamiento de su bebé lo mejor que pueda, empujándole con su antebrazo las nalgas cerca del cuerpo suyo. La cabeza del bebé está hacia atrás de manera que la nariz esté en “posición de estornudar”. Si es necesario, puede intentar bajarle la barbilla  suavemente para que tenga más cantidad de pecho dentro de su boca.

*Mamá y bebé deberían tener alojamiento conjunto. No hay absolutamente ninguna razón médica para que las mamás y bebés saludables estén separados, aunque sea por períodos cortos, incluso después de una cesárea. Los hospitales y clínicas  que separan rutinariamente a las mamás y bebés no están haciendo lo mejor para ellos. Estudios realizados desde la década de 1930 demuestran que el alojamiento conjunto las 24 horas del día resulta en  una lactancia más exitosa, bebés menos frustrados y madres más felices.  Con demasiada frecuencia, se dan excusas irrelevantes del porqué un bebé necesita ser separado de su madre.  Un ejemplo es el bebé que ha presentado meconio antes de nacer. Un bebé que ha tenido meconio y está bien unos minutos después del nacimiento va a estar bien y no necesita estar en una incubadora durante varias horas bajo “observación”.

 *Separación para que la madre pueda descansar. No hay ninguna evidencia de que las madres que son separadas de sus bebés descansan mejor. Al contrario, las madres están más descansadas y menos estresadas cuando están con sus bebés.  Las mamás y bebés aprenden a dormir al mismo ritmo. Entonces, cuando el bebé empieza a despertarse para mamar, la madre también empieza a despertarse naturalmente. Esto no es tan cansado para ella como despertarse de un sueño profundo, como a menudo estaría si el bebé estuviera en otro lugar cuando se despierte. Si la madre aprende a amamantar acostada, podrá descansar mejor.

 * Las señales del bebé cuando tiene hambre. Mucho antes de llorar, el bebé muestra que está listo para alimentarse. Su respiración puede cambiar, por ejemplo. O puede empezar a estirarse. La madre, a menudo en sueño ligero y en sintonía con su bebé, se despertará, su leche empezará a fluir y el bebé, calmado, usualmente tomará el pecho, contento. Un bebé que ha estado llorando durante algún tiempo antes de ser puesto al pecho, puede rechazarlo aunque esté muy hambriento. En el hospital deberían animar  a las madres para que duerman junto con sus bebés. Esta es una gran manera de que descansen mientras su bebé toma el pecho. La lactancia materna debería ser relajante, no agotadora.

 *El baño.  No hay ninguna razón por la cual el bebé necesite ser bañado inmediatamente después del nacimiento, y el baño se puede posponer durante varias horas. Inmediatamente después del parto, se puede secar al bebé pero no es una buena idea lavarlo o limpiarle la cremosa capa de vernix, la cual se ha demostrado que protege la delicada piel del bebé. Es mejor esperar al menos hasta que mamá y bebé hayan tenido la oportunidad de iniciar bien la lactancia, y el bebé esté prendiéndose del pecho con facilidad. Es más, cambiarle el pañal a un bebé antes de alimentarlo no es recomendable pues a menudo causa que se moleste. A veces se les dice a las madres que cambiarle el pañal ayudará a que su bebé se despierte. No es necesario despertar a un bebé para alimentarlo. Si el bebé está piel con piel con su madre, se despertará cuando esté listo y buscará el pecho. Un bebé que está mamando bien, va a hacerle saber a su madre cuándo está listo para la siguiente toma. Alimentar según el reloj no tiene sentido.

 *Al bebé no se le deberían dar biberones o tetinas artificiales. Hay cierta controversia en cuanto a si la “confusión de pezones” existe o no.  En los primeros días, cuando la madre normalmente produce poca cantidad de leche (como la naturaleza lo planeó) y el bebé recibe un biberón (¿como la naturaleza lo planeó?) de donde sale un flujo rápido, el bebé tendrá la tendencia de preferir el método del flujo rápido. A los bebés les gusta el flujo rápido. No se necesita ser un genio para descifrar eso y el bebé lo descubrirá rápidamente. Por cierto, no es el bebé quien se confunde. La confusión de pezones incluye una gama de problemas, incluyendo que no se enganche del pecho tan bien como podría y por lo tanto no saque bien la leche, y/o la madre podría llegar a tener pezones agrietados. Solo porque “acepte ambos” no significa que el biberón no tenga un efecto negativo. Ya que ahora hay alternativas disponibles, si el bebé necesita recibir un suplemento, ¿por qué usar una tetina artificial? Usar un suplementador de lactancia, alimentar con el dedo o con vasito para dar un suplemento cuando el bebé en realidad no lo necesita, solo es un poco mejor que usar un biberón para suplementar.

 *No se debe restringir la duración ni la frecuencia de las tomas. Un bebé que mama bien no estará pegado del pecho durante horas cada vez. Por lo tanto, si permanece en el pecho durante períodos muy largos, usualmente es porque no está colocado correctamente y no está recibiendo la leche que hay disponible. Obtenga ayuda para corregir la colocación y use la compresión del pecho para que su bebé obtenga más leche. La compresión también funciona muy bien en los primeros días para ayudar a que el calostro fluya. Hacer esto es lo que ayudará,  pero no será de ayuda darle una chupeta, ni un biberón, ni llevarlo a la sala cuna o a la estación de enfermeras.  Los bebés a menudo amamantan muy seguido los primeros días, esto es normal y temporal. En realidad, durante los primeros días los bebés tienden a mamar con frecuencia, en especial al final de la tarde o durante la noche. Esto es normal y ayuda a establecer la producción de leche y facilita que el útero de la madre regrese a su tamaño normal. Que el bebé agarre el pecho correctamente, usar la compresión mamaria, y mantener el contacto piel con piel entre mamá y bebé ayudan a que este período de transición marche sobre ruedas.

 *Los suplementos de agua, de glucosa o de leche artificial raramente son necesarios. La mayoría de suplementos podría evitarse si se logra que el bebé tome el pecho correctamente y por lo tanto obtenga la leche que está disponible. Si a usted le dicen que necesita dar suplementos a su bebé sin que alguien con experiencia la haya observado amamantar, pida que la ayude alguien que de verdad sepa lo que está haciendo. Los suplementos están indicados en muy pocas ocasiones, pero a menudo se recomiendan por “conveniencia” o por políticas hospitalarias obsoletas. Si los suplementos son realmente necesarios, deberían darse directamente del pecho con el uso de un suplementador de lactancia y no mediante un vasito, o el dedo, jeringa o biberón. El mejor suplemento es su propio calostro. Al principio es difícil extraer más calostro porque aunque hay suficiente para el bebé, la extracción no siempre es fácil cuando hay poca leche, y es normal que los primeros días no haya mucha leche.  La leche artificial rara vez es necesaria los primeros días.

 *Las muestras gratis de leche artificial y los folletos elaborados por las compañías que venden fórmula no son regalos. Estos “regalos” solo tienen un propósito y es lograr que usted utilice la leche artificial. Esta es una estrategia muy efectiva y también es mercadeo sin ética. Si cualquier profesional de la salud le regala muestras gratis, pregúntese si esta persona conoce sobre la lactancia y si en realidad está comprometida con la lactancia materna. “¡Pero necesito la fórmula porque mi bebé no está recibiendo suficiente leche!” Puede ser, pero lo más probable es que usted no haya tenido una buena ayuda y su bebé simplemente no esté sacando la leche que hay disponible. Aun si usted necesita la fórmula, nadie debería estar sugiriendo una marca particular ni dándole muestras gratis.  Obtenga ayuda de calidad. Las muestras de leche artificial no son una ayuda. Bajo ciertas circunstancias, puede ser imposible empezar con la lactancia oportunamente. Sin embargo, la mayoría de “razones médicas” (medicamentos que necesita tomar la madre, por ejemplo) no son razones válidas para suspender o demorar la lactancia, y usted está siendo mal informada.  Obtenga una buena ayuda.

Los bebés prematuros pueden empezar a tomar el pecho mucho, mucho antes de las 34 semanas de gestación que parece ser la regla en muchos establecimientos de salud. Los estudios ahora son bastante contundentes de que es menos estresante para un prematuro tomar el pecho que el biberón. Desafortunadamente, demasiados profesionales de la salud que atienden a bebés prematuros parecen no estar al tanto de esta información. ¿Su bebé no está agarrando el pecho o no está mamando? Si por alguna razón su bebé no está tomando el pecho, empiece a extraerse el calostro manualmente (a menudo la extracción manual es mucho más efectiva incluso que los sacaleches de calidad hospitalaria). Debería empezar a extraerse el calostro más o menos en las siguientes 6 horas después del parto, o apenas note que su bebé no está alimentándose del pecho.

 ¿Preguntas? Visite los sitios nbci.ca o drjacknewman.com para más información. Escrito y revisado (bajo otros nombres) por Jack Newman, MD, FRCPC, 1995-2005

Femina Sapiens cuidando bebé

Kay S. Hymowitz
Traducido por Ana Charfén, IBCLC.

Femina Sapiens cuidando bebé

El conflicto entre criar y la profesión está grabado en el cerebro femenino.


En la lucha por la igualdad entre los sexos, todo se reduce a la maternidad, ¿No es así? Consideremos un artículo reciente de Hanna Rosin en The Atlantic. Rosin encuentra que amamantar a su bebé le impide regresar al trabajo que disfruta, a pesar de su plan de un matrimonio igualitario. "Fuimos criados para esperar que la co-crianza era una meta posible de lograr", se lamenta, sin embargo de que la lactancia materna la ata a ella y no a su esposo a su bebé. Ella peina a través de las investigaciones en los beneficios para la salud del amamantar a los bebés y construye un caso convincente de que en realidad no son tan fuertes como los expertos insisten. ¿Así que deja de amamantar? No lo hace - a pesar de que admite, " No estoy realmente segura de por qué".

Rosin es una escritora reflexiva, lo que hace su aturdimiento aún más confuso. Ella es, después de todo, una mamífera, un miembro de una especie que evolucionó teniendo glándulas mamarias, ¿no hace que esto tenga con más probabilidad algún impacto en su experiencia de vida? Por supuesto, no es la única en evitar esa conclusión, la ciencia evolutiva ha sido un tema tan fastidioso para las feministas como para las internas de las escuelas rurales en Texas. Las feministas consideran la identidad sexual como una "construcción social", una construcción humana -o más precisamente, una invención de los varones -.

Los científicos evolucionarios, por otra parte, creen que tenemos características genéticas tanto físicas como psicológicas que resultan en adaptaciones milenarias a nuestro ambiente natural. Donde las feministas ven sociedad, los evolucionistas ven naturaleza.

Especialmente irritante para las feministas ha sido el campo de la psicología evolutiva, que propone que la evolución ha moldeado fundamentalmente el comportamiento sexual y reproductivo humano - comportamiento que a menudo parece conformar los peores estereotipos. Así que la escritora de ciencia del New York Times, Natalie Angier refiere acerca de las explicaciones evolucionarias de por que los hombres mayores prefieren mujeres más jóvenes, como "cuentos" dichos por los "evo-psicos". Recientemente en Newsweel, Sharon Begley criticó las apologías inspiradas en la psicología evolucionaria acerca del mal comportamiento de los semejantes de John Edwards y Eliot Spitzer antes de alegremente pronunciar el campo tan muerto como un dinosaurio.

Begley tiene razón de que la psicología evolucionaria popular a menudo tiene aproximadamente la misma relación a la ciencia como un capítulo de los Picapiedra lo tiene hacia la Era del Pleistoceno. Pero ella se equivoca al decir que este campo de la psicología va en picada. De cualquier manera, los descubirmientos recientes en primatología, neurociencia y genética le han dado a la psicología evolutiva nueva vida. Los científicos en estas áreas, muchas de ellas mujeres, le han dado sustento a algunas ideas profundamente controversiales acerca de las diferencias entre los sexos. Entre las más preocupantes para las mujeres como Rosin, están que entre el conflicto interno entre criar a los hijos y la independencia puede haber una batalla entre dos poderosas fuerzas evolutivas.

Si hay alguna parte del pensamiento evolutivo que proporcione malas noticias para las feministas de todo el mundo, es la teoría de la inversión de los padres, una idea originalmente propuesta por el profesor de Harvard Robert Trivers. Trivers ha intentado clarificar la teoría de Darwin de la seleción sexual, de la siguiente manera: las hembras de casi todas las especies son más particulares acerca de sus parejas de lo que son los machos. Eso significa que los machos deben competir por la atención de las hembras, de ahí las colas de los pavorreales y las hermosas canciones de los pájaros machos.

Pero ¿por qué las hembras deberían ser más exigentes que los machos? En 1972, Trivers ofreció una respuesta. El observó que en casi todas las especies, son las hembras las que gestan a los pequeños. Cuando un animal amamanta a sus crios, como es el caso de los mamíferos, eso es parte de la descripción de puesto de las hembras. Es también que casi todas las hembras son las que alimentan y cuidan a los hijos. De hecho, las hembras hacen casi todo lo que incremente la supervivencia y el eventual éxito reproductivo de sus hijos. Trivers concluyó, con suficiente lógica, que siendo el sexo con mucho más que perder en gestar y alimentar, las hembras manifiestan más interés en sus pequeños. Las hembras, como el lo dice, "invierten" más que los machos - y eso incluye ser cuidadoso acerca de sus parejas sexuales, los padres de sus hijos.

Muchos científicos incluyendo el gran número de expertas femeninas que han entrado a este campo en los últimos 35 años, han tenido suficiente tiempo para comprobar la debilidad de la teoría de Trivers de la inversión en la crianza. Y encontraron algunas. Por un lado, las hembras no siempre invierten mucho tiempo con sus hijos como dice la teoría de Trivers que debería ser. En condiciones de escasez extrema, por ejemplo, las madres abandonan e incluso matan a sus bebés. La bióloga Marlene Zuk también ha notado que los simios que no tuvieron cuidado materno, muestran menos interés en sus pequeños. Además algunos hombres a veces son de los que invierten mucho en la crianza. En Why Sex Matters, la zoologa Bobbu Low cita un número de especies, incluyendo de manera notable la mantis religiosa, cuyos machos no solo invierten sino que se sacrifican. Después del apareamiento, la hembra le arranca la cabeza al macho. (Los investigadores mantienen que es solo si ella tiene hambre).

También es el caso, de que algunas hembras que invierten mucho en la crianza a veces son promiscuas, aunque según la teoría general de Trivers, solo si eso beneficia a sus pequeños. Una de las estudiantes de Trivers, la primatóloga Sarah Blaffer Hrdy, descubrió que las hembras del langur Hanuman de la India, copularán con un gran número de machos externos. Los langures machos a menudo entran en la tropa y matan a los bebés lactantes, evidentemente esperando que las madres sin hijos estén disponibles con ellos para aparearse. Al ser promiscua, una hembra langur se involucra en una lista contraestrategia. Ella crea el equivalente de una duda autoconsciente en los machos agresivos, de que pudiera ser su bebé, que llevara sus genes, haciendo menos probable que los machos los maten.

Como teoría, la inversión de los padres es más un adendum a la selección natural de Darwin original. El que sea de los padres, lo cual casi siempre quiere decir de la madre, esta inversión gobierna la reproducción y el apareamiento. La profunda conexión de la hembra con sus criaturas es la piedra Rosetta del comportamiento sexual femenino. Los científicos evolucionarios están en desacuerdo en algunos detalles de la selección sexual, pero con todas sus implicaciones poco confortables, la teoría de la inversión paterna ha estado mayoritariamente libre de disentimiento. Tal como todo los científicos han firmado de que según Trivers, lo básico en la naturaleza, las hembras son las que siempre actúan así con sus hijos.

La noción de que las hembras invierten más en sus hijos que los machos se confirma con los descubrimientos en bioquímica y neurociencia, cuando estas disciplinas clarifican el rol de las hormonas, -particularmente testosterona y oxitocina- en el comportamiento sexual y reproductivo. Como la hormona sexual masculina, testosterona, la oxitocina se produce en el hipotálamo. Pero en otros aspectos, es la anti-testosterona. En lugar de causar agresión, promueve el apego, reduce el miedo y conduce a sentimientos de placer y bienestar. La testosterona aparece en los machos en niveles más altos que en las hembras; la oxitocina, por otro lado, es más prevalente en las hembras. Las mujeres tienen muchos más receptores para la oxitocina en sus cerebros que los hombres, y esos receptores se activan durante el orgasmo, el parto y la lactancia, dando señales de que a nivel biológico, las fronteras que muchos de nosotros tomamos como axiomas entre el placer sexual, la reproducción y la maternidad en realidad no son tan claras. Hrdy va aún más lejos que concluye que el momento después del orgasmo es más maternal, que una respuesta sexual. En las hembras, en otras palabras, la necesidad maternal moldea la urgencia sexual.

La oxitocina podría explicar lo que Katie Roiphe, una profesora de periodismo en la Universidad de Nueva York quiso decir cuando, en un ensayo reciente, describió una adicción a su bebé recién nacido que la dejó indiferente ante el trabajo. Muchas lectoras femeninas se sintieron perturbadas: Roiphe estaba alimentando el culto a la maternidad, dijeron; el amor maternal no es tan interesante ni útil para las mujeres de hoy en día.

Pero de seguro vale la pena entender las fuerzas naturales en el trabajo en nuestras experiencias diarias. La psicología evolucionaria nos dice que nuestros sistemas neurales evolucionaron de maneras que promovían la supervivencia. El apego materno era esencial para ese proyecto, ya que los bebés sin madres estaban en muy alto riesgo de morir.

La evolución seleccionó a las mujeres como Roiphe y Rosin, que querían cargar y amamantar a sus bebés. Como las mujeres con más receptores de oxitocina fueron más exitosas para reproducirse, tendieron a heredar los genes que aseguraron que la misma sensibilidad hormonal se encontrara en sus hijos. Por su parte, para asegurar su supervivencia, los infantes necesitaban apegarse a sus madres, no es de sorprenderse de que la oxitocina se transmite al bebé a través de la leche (Los investigadores intentan buscar evidencia de que los autistas, que tienen problemas para apegarse emocionalmente con otros, tienen niveles anormalmente bajos de oxitocina)

Puede o no que haya un instinto maternal -como muchas mujeres académicas, Hrdy objeta el término- pero si hay una hormona que provoca practicamente lo mismo. Inclina a las mujeres a alimentar, apapachar y emocionarse con sus bebés, y deja a los hombres en paz.

Si esa fuera la historia completa de la psicología evolucionaria acerca de las mujeres, entonces sus expertos estarían proclamando el patriarcado como nuestro destino, lo cual no tienden a hacer. De hecho, mientras que los neurocientíficos y los genetistas arman la evolución del cerebro humano, se hace más claro que, si es natural para una mujer volverse loca con sus bebés, también es natural para una mujer estar a la cabeza del departamento de estado. El mismo cerebro humano femenino que está lleno de oxitocina es, como el cerebro masculino, una máquina fantástica y compleja, capaz de razonar, resolver problemas de manera innovadora y maniobrar entre ambientes sociales altamente variados, ya sea grupos de madres, una oficina corporativa o el congreso.

Los humanos son llamados Homo Sapiens por buenas razones. Nuestros cerebros evolucionaron para ser proporcionalmente más grandes que cualquier otro animal, y hablando de materia gris, el tamaño importa. El espacio craneal humano está lleno de una corteza prefrontal densa y conectada, que nos permite crear oraciones y párrafos, pensar de manera abstracta y planear para la junta de mañana o las vacaciones del año que entra, todas ellas actividades cognitivas fuera de la capacidad de cualquier animal. La corteza también es donde nace la cultura humana. Cuando observas una fotografía del Taj Mahal o vas a una producción de sueño de una noche de verano, agradécele a la evolución del cerebro humano. De manera relacionada, la corteza frontal le da al humano, a diferencia de los animales, la capacidad de controlar los instintos del sistema límbico,  ya sea la segunda pieza de pastel de chocolate, o la morena detrás del mostrador del Starbucks. La proxima vez que vayas al zoológico, observa la ceja baja  del chimpancé, luego observa tu propia frente abultada, Esa, listo lector, es la corteza frontal.

La corteza frontal es la razón de que la selección sexual no proporciona el comportamiento rígido para los humanos como lo hace con los animales. El cerebro del chimpancé no les deja elección al macho y la hembra reproductiva de cómo hacer su asunto. Son los hombres los que han inventado todo, desde los matrimonios de amor al purdah, de los burdeles a los conventos.

Los psicólogos evolucionarios a veces son acusados de no dar suficiente valor a la flexibilidad del cerebro humano, en su libro reciente Mothers and Others, por ejemplo,  Hrdy argumenta que justo como los machos animales no atienden a sus infantes, no se puede esperar que los padres humanos se queden por mucho tiempo. Por lo menos, los científicos pueden describir al cerebro como predispuesto químicamente y neurológicamente a ciertos comportamientos -apapachar a los bebés en el caso de las mujeres por ejemplo- y ser capaces de adaptar esos comportamientos a ambientes enormemente variados. A veces esos ambientes cambian la química del cerebro un proceso que el escritor Matt Ridley describe como “naturaleza contra nutrición .” Cuando Hrdy habla de la falta de responsabilidad de los hombres, ella subestima la presión ambiental de las normas sociales. La historia humana sugiere que las normas sociales, especialmente el universalmente presente matrimonio, puede reforzar los lazos del padre hacia sus hijos, lo cual puede convertirse en la arquitectura neural del macho. Recientemente los neurocientíficos han descubierto evidencia de que el nivel de la testosterona de los hombres casados cae con el nacimiento de su bebé.

De manera similar, las hembras se adaptan a sociedades complejas que dan valor al pensamiento abstracto y a las habilidades organizacionales. Pero solo lo pueden hacer cuando las condiciones del medio ambiente son correctas, como en el mundo desarrollado actualmente, Nuevamente, podemos agradecer a la madre naturaleza -O más precisamente a la corteza frontal. Los humanos hemos sido capaces de transformar el ambiente en el cual nos apareamos y reproducimos, expandiendo las oportunidades para las hembras de emplear sus tres libas de musculo cerebral,  Mucha gente apuntaría a la invención de la píldora de control de la natalidad como uno de los momentos clave en la transformación cultural que culminó con este ecosistema contemporáneo. Pero otras invenciones humanas fueron vitales también.

Dos papeles recientes de economistas hablan de esta historia, en uno, un papel de trabajo del Buró Nacional de Investigaciones Económicas, Stefania Albanesi y Claudia Olivetti muestran como el cuidado infantil fue solo una de las razones por las cuales las mujeres estuvieron limitadas al hogar; las enfermedades y daños causados por el parto también les cerraban puertas. Considera una mujer típica nacida alrededor de 1900, escriben las autoras. Se casaba a los 22, y daba luz a más de tres niños vivos entre la edad de 23 y 33. El número alto de mortalidad infantil implicaba mayor numero de embarazos, así que estaría embarazada el 36 por ciento de ese tiempo. Los riesgos de salud relacionados con el embarazo y nacimiento eran severos. Septicemia, toxemia, hemorragias y labor obstruida podían dar pie a incapacidades y en extremos, a la muerte, No solo fue la píldora, luego antibióticos, bancos de sangre, mejoras en el cuidado prenatal y obstétrico, y la producción masiva de f'órmula infantil cambiaron fundamentalmente el ambiente humano de manera que se colocó el logro contemporáneo de la mujer.

Máquinas inventadas por el cerebral homo sapiens también revolucionaron al sexo femenino. Hasta 1900, la mayoría de las personas del mundo occidental vivían en condiciones parecidas al Africa Sub Sahariana y el Medio Oriente hoy en día. Pocos tenían acceso a la electricidad, solo un cuarto de los hogares americanos tenía agua corriente. En este ambiente, las mujeres americanas hacían lo que una mujer atada a su domicilio y con más de tres hijos siempre han hecho: cocinar, hacer y limpiar ropa, traer agua, etc. Pero para la mitad del siglo XX, la innovación humana había aligerado considerablemente estas labores. Utilizando datos del censo de USA, la economista Emanuela Cardia de la Universidad de Montreal mostró cómo la tecnología casera incluyendo los electrodomésticos y la plomería jugaron un rol significativo en mover a las mujeres a la fuerza laboral.

Así que en el siglo XX, la hembra con su grande cerebro, -Femina Sapiens, si te gusta- se encontró viviendo en un habitat muy cambiado, libre de infecciones, niños no planeados, coser, hacer pan y viajes al pozo. Estaba lista para usar su cerebro de nuevas maneras,  coincidiendo con el momento cuando los trabajos gratificadores intelectualmente de una economía avanzada se estaban haciendo más comunes. Es una buena coincidencia que mujeres exhibieron los dos papeles mencionados. Los hombres inventaron el antibiótico y la máquina lavadora; hoy mujeres en departamentos de economía calculan los beneficios de esos descubrimientos para su sexo. Mejor aún, pueden hacer futuros descubrimientos en laboratorios y departamientos de investigación y desarrollo (El que su ser cognitivo las haga inclinarse menos a llevar a cabo tales labores científicas, se mantiene como un desacuerdo intenso entre los científicos). En 2007 un papel de los economistas Justin Wolfers y Betsy Stevenson notó que las mujeres jóvenes le dan más importancia ahora que en el pasado al "ser exitosas en su campo de trabajo", "Ser capaces de encontrar trabajo constante," "hacer una contribución a la sociedad", "Ser un líder en mi comunidad". Dados su nueva ecología cultural y su arquitectura neutral, tu difícilmente podrías llamar esto como algo no natural.

Pero tu podrías llamarlo problemático, como las nuevas madres Rosin y Roiphe están descubriendo.  La mujer contemporánea está en una encrucijada, Su cerebro (puesto de manera cruda su hipotálamo) está en lucha con su cerebro (de manera igualmente cruda, su corteza frontal). Quiere dos cosas a la vez, y a menudo son contradictorias. Para complicar más su vida, la corteza frontal de sus propios hijos tomará por siempre -muchos dicen más de 20 años- para desarrollarse por completo. Eso significa que va a enfrentar muchos más años con hijos dependientes que las hembras de otras especies que no pueden escribir briefs o pintar cuadros, y aún así no tienen otra cosa que hacer con su tiempo. ¡Eso es injusto!.

Y hay otra pastilla amarga para las mujeres: las sociedades más complejas como la nuestra requieren cortezas frontales más altamente desarrolladas. Para que te vaya bien en la compleja economía, los niños deben pasar por muchos años de entrenamiento intensivo. La ironía final para Femina Sapiens es que ella puede encontrarse a si misma sacrificando muchos logros para criar a los hijos que van a inventar soluciones para generaciones futuras de mujeres.

Si la sociedad humana puede a veces reconfigurar la biología -al curar la polio e incrementar la fuerza atlética, por ejemplo- ¿podría reconfigurarse la selección sexual para que los padres y las madres puedan invertirse de manera equitativa en sus hijos pequeños? No tenemos mucha evidencia para pensarlo. Hasta la mitad de los 1990´s, los padres suecos tenían 9 meses de descanso después del nacimiento de un hijo, y en teoría tanto las madres como los padres podían usarlo; en la práctica podría llamarse postnatal materno.

Frustrados de que tan pocos padres tomaran ventaja de esa política, el gobierno Sueco cambió el modo como funcionaba: los padres tomarían un mes de descanso (o dos desde 2002), y no se les permitía transferirlo a sus esposas. Los resultados fueron justo lo que los psicólogos revolucionarios hubieran predicho. Para 2004, solo el 20% de los padres estaban tomando los dos meses. En contraste, una gran mayoría de madres usaron por completo su periodo de maternidad. Islandia lanzó un esfuerzo similar para equilibrar la inversión parental; los padres ahí están haciendo más, pero nunca tanto como las madres.

El predicamento de Fémina sapiens causa retos prácticos inmensos que deberían ser sujeto de debate público. ¿Cómo hacemos más fácil para las mujeres que trabajan que quieren más tiempo para invertir con sus hijos pequeños para que trabajen medio tiempo o regresen a su trabajo después de un descanso largo? ¿Cuál es el rol del gobierno en todo esto?

Mientras, puede ayudar si la mujer entiende el predicamento filosóficamente Desde sus inicios, mucha gente ha objetado a la teoría revolucionaria como reduccionista y que no toma en cuenta el lugar especial que la humanidad tiene en el cosmos. Yo lo veo de manera diferente. Como ese Freud casi contemporáneo, Darwin nos muestra que somos profundamente misteriosos ante nosotros mismos. Los humanos vivimos en muchos niveles: Algunos son únicos para nosotros, pero otros nos conectan con nuestros ancestros primordiales y de hecho al mundo natural en si mismo. "cuidar al bebé -físicamente, drenante, emocionante - es más como la granja" escribe Roiphe, "Seguir los ritmos de la tierra, despertarse al amanecer, ver el maíz sonrojarse al salir el sol. No es como escribir". Hay algo emocionante en el misterio de esa experiencia.

"Hay una grandeza en esta visión de la vida," Escribió Darwin en una oración muy citada durante este, su aniversario 200. "de un comienzo tan simple, las más hermosas e interminables formas han sido maravillosas y siguen evolucionando." Y también, la Fémina sapiens.

Kay S. Hymowitz es una editora que contribuye en el City Journal y el William E. Simon Fellow en el instituto Manhattan. Su último libro es Matrimonio y castas en America


04 septiembre 2017

El círculo roto de la lactancia materna: Cómo ayudar a nuestras madres a sanar porque no nos amamantaron

El círculo roto de la lactancia materna: Cómo ayudar a nuestras madres a sanar porque no nos amamantaron.
por 
  Danielle Rigg, JD CLC

Traducido y adaptado por Ana Charfén, IBCLC.
Publicado el 01 de mayo 2011

Este Día de la Madre está dedicado a nuestras madres y abuelas y el mundo de mujeres que nos rodean, influyen, aman y guían, ya sea que nos hayan amamantado o no.

Nuestras madres son un recurso irremplazable donde podemos aterrizar en blandito, donde recuperamos nuestro equilibrio y aprendemos a ser madres nosotras mismas. Ellas son un vínculo vital. Sin embargo, la lactancia puede ser un tema delicado y un viaje cargado de recuerdos para las madres que no amamantaron.
Debemos comenzar un ciclo de sanación del círculo roto de apoyo a la lactancia materna entre las generaciones de mujeres.


A medida que nuestras madres reviven la maternidad a través de nosotros, van reconociendo el tema de la lactancia materna. A menudo, sentimientos profundamente arraigados - aunque hace mucho tiempo  estén enterrados - surgen, acerca de no habernos amamantado, de haber sido recomendadas de terminar con sus lactancias, de la oportunidad que se les robó a través de protocolos de rutina de los hospitales que les impidieron dar pecho.
Queremos que nuestras madres sepan que no las vamos a juzgar ni a culpar por sus decisiones, entendemos que como cualquier madre, hicieron lo que pensaron que era mejor basadas en la información con la que contaban y las influencias sobre ellas en el momento que les tocó.


Y al igual que sucede con los cinturones de seguridad, la protección solar, y los asientos del coche, simplemente queremos su ayuda en el discernimiento de la mejor información con la que contamos ahora, para avanzar juntas hacia una mayor prosperidad y salud para nosotras, nuestros hijos y sus nietos. Sabemos que para que eso suceda, primero debe existir un proceso de curación y un foro en el que reine la compasión y el honor, el ser escuchadas y aceptadas. Nos hemos tardado mucho, pero 
el 
tan necesario diálogo debe comenzar.

Mi propia madre no me amamanto ni a mí ni a mi hermana. En ese momento se le dijo que la fórmula era muy buena, y que le permitiría no estar atada a la casa (esos eran los días de la liberación femenina), y que ser una "vaca" no era agradable. Mi mamá era joven e impresionable. Ella no tenía ningún modelo a seguir. Sólo una amiga había amamantado y era una hippie. Yo, en cambio, no sé de dónde saqué la idea de que la lactancia materna era el camino a seguir, pero siempre supe que lo haría. Y afortunadamente, mi mamá nunca cuestionó mi decisión. De hecho, ella fue muy positiva al respecto. Entonces, mientras que su hija empezó a amamantar, la magia comenzó a suceder y mi mamá no pudo dejar de advertir las ventajas que la lactancia materna tenía en todos nosotros. Ella se refiere a mi relación con mis hijos como "exquisita", se maravilla de la disposición de mis hijos de permitir ser abrazados y cargados, y se dio cuenta de que "la lactancia materna significa abrazos" para la abuela. Habiendo sido testigo de todo esto, ella también comenzó a ver que había sido robada de una preciosa oportunidad para sí misma, y la crianza de sus propios hijos.

Ella no había ahondado más profundamente en sus propios sentimientos (o al menos no me los había dicho) hasta hace poco. Soy una sobreviviente de cáncer de mama muy joven (ambos pechos afectados, y amputados) y vencedora de una serie de condiciones crónicas de salud 
de toda la vida. En diciembre de 2010, escribí un post titulado Las grietas en los cimientos en la que discuto sinceramente cómo nuestros cuerpos tienen que soportar muchos tipos de estrés desde el nacimiento -  leche artificial para bebés, alimentos procesados ​​y artificiales, comida mezclada con pesticidas, hormonas y productos químicos, toxinas en nuestro aire, agua, productos de hogar, y en el medio ambiente - y cómo todo esto está causando niveles de epidemia de muchas enfermedades. Yo comparo todo esto contra las normas oficiales de salud acerca de la lactancia materna que se quedan en la práctica muy cortas y no se logran, y la necesidad de tener un medio ambiente más limpio. También expreso que no culpo a mis padres de sus decisiones de crianza y de que yo sabía que me amaban.

Entonces mi madre me escribió en privado una respuesta a ese artículo que escribí. Ella cree firmemente en que es necesario que más madres y sus hijas deben tener esta conversación, también. Las dos esperamos que esto abra la puerta a una nueva relación entre tu y tu madre, tu y tus familiares, tu y tus hermanas. A honrarse mutuamente. A apoyarse. A reconstruir el Círculo. 

Feliz Día de la Madre.
Hola, mi preciosa hija: Estoy escribiendo esto en un "jardín de la curación" en la planta de oncología en donde [mi primo] está hospitalizado. Él está afuera de la sala, en un procedimiento, y estoy frente a una computadora mientras espero y pude leer tu brillante y sincero post en algo más grande que mi Blackberry.
No es casualidad esto, estoy segura.


He leído cada palabra, dos veces, y estoy abrumada por la emoción. La gente que pasa por aquí, naturalmente, debe asumir que el estado de mi primo me ha afectado profundamente, y por supuesto que tienen razón. Sólo que no es por [mi primo] que lloro, pero me quedé pensando. La fusión de su cáncer, y su muy difícil vida, encaja bien en el tema de tu blog - Yo diría que su comienzo en la vida con una mamila en la boca, luego que tuvo que enfrentar adicciones, abandono y tantas heridas, fueron demasiado para su fragilidad. Sólo sé que tengo la oportunidad hoy para hacerte saber que celebro tu mente y alma que, en síntesis, y con Bettina, han creado una política de salud que incorpora el amor, el perdón, la compasión, la racionalidad, el optimismo, el cuidado y la bondad de
promover para todos, los beneficios de por vida de tiene la lactancia materna.


Personalmente, creo en cada una de esas emociones en el post que escribiste. He de añadir que me perdí la vinculación de piel con piel que el acto que la lactancia materna da de manera única. Sí experimenté la cercanía, los abrazos y el estar envueltas en una manta, pero no ese acto más íntimo del bebé tomando el pezón y la emoción de saber que he usado mi cuerpo para entregar el mejor alimento que existe. Tal vez mi amor por correr está ligado al éxito que sentí en el deporte, donde mi cuerpo funcionó a la perfección de manera natural y me permitió correr rápido, largo, y muchas veces ganar carreras. Nunca pensé que esta analogía fuera correcta para mi, pero lo es: el triunfo del atleta en el rendimiento físico es parecido a lo que siente una mujer en el parto natural y en una lactancia exitosa.
Sé que tu pudiste experimentar esta hazaña maravillosa y tu amor por correr puede convertirse en una nueva oferta de lo que terminó cuando [tu último hijo] maduró de pasar de tomar pecho a la comida sobre la mesa.
Mi sentimiento de cómo tu te expresas hacia los "padres que te criaron y amaron" no tiene límites. Tengo que digerirlo mejor, pensarlo y traértelo de vuelta, para brindarte más información acerca de lo que eso me ha removido, por que tus palabras son edificantes y me han liberado. He recibido el mejor regalo de todos a través de ti. 

Gracias y mi más profundo amor, mamá.



Best for Babes Co-Foundadora Danielle Rigg, Jill Berke (su mamá) y su hija, Hannah, de 22 meses. Esta foto fue tomada el mes que Hannah se destetó, y justo antes de que  Danielle fue diagnosticada con cáncer de seno bilateral.

06 marzo 2016

¿Quién es y que hace una IBCLC Consultora en lactancia materna certificada Internacionalmente?


¿Quién es y que hace una Consultora en lactancia materna certificada Internacionalmente (IBCLC)?

Por Ana Charfén, IBCLC.
Quién es quién en el apoyo a la lactancia materna.

Existe mucha confusión acerca de lo que significa el término consultora o asesora en lactancia materna. La consultora en lactancia materna certificada internacionalmente, se refiere a un profesional de la salud que tiene calificación o ha pasado el examen del International Board of Lactation Consultant Examiners (IBLCE). Al pasar este examen se le permite utilizar las siglas IBCLC después de su nombre. Sin embargo muchas personas se hacen llamar consultoras en lactancia o educadoras en lactancia o asesoras, y no existe una regulación de quién puede utilizar ese término. Si tú estás buscando ayuda con tu lactancia asegúrate de que tu consultora ha recibido un entrenamiento extensivo y que posea horas específicas de experiencia clínica y esté certificada.

Para convertirse en IBCLC es necesario recorrer un largo camino para demostrar experiencia clínica y conocimientos profundos acerca de la lactancia materna. Las IBCLC se recertifican en cada cinco años, para asegurarse de que sus conocimientos de lactancia materna se encuentran actualizados. Esto proporciona tranquilidad a las madres lactantes o embarazadas a las cuales atienden.

En los últimos 10 años algunas organizaciones han empezado a ofrecer certificaciones o programas que involucran tan sólo algunos días o semanas de instrucción didáctica. Los cursos son valiosos pero no proporcionan la profundidad del entrenamiento requerido para convertirse en IBCLC, las cuales poseen experiencia y cursos que involucran años, y pasaron un examen. Por otro lado los doctores en medicina pueden tener miles de horas de entrenamiento clínico sin embargo muy poco de ese trabajo está relacionado con la lactancia materna.

Aquí presento una lista de profesionales de la salud que pueden estar relacionados con tu lactancia y que se confunden con consultores en lactancia materna certificados internacionalmente (IBCLC).

Tu pediatra: El pediatra es un gran recurso cuando se refiere a las necesidades médicas de tu bebé, tales como enfermedades o vacunas. No se debe esperar que sepa todo (o algo) acerca de lactancia materna, sueño, crianza y otros asuntos que no están relacionados con la medicina. En esos temas, el habla desde el punto de vista de su experiencia personal. Hazte un favor a ti misma y a él y mantengan sus conversaciones relacionadas con aspectos médicos y con el crecimiento y desarrollo general de tu bebé exclusivamente.

Tu ginecólogo: es un maravilloso recurso para ti durante tu embarazo y en todo posparto inmediato. Es al que le debes de preguntar si tienes dudas acerca de tu recuperación después del parto. No tiene entrenamiento específico en lactancia. Pero debes llamarle si tú tienes mastitis. Eso es un asunto médico. Si tú llamas a una IBCLC porque tienes fiebre, escalofríos, dolores de cuerpo y un pecho caliente y rojo, ella te va a decir que llames a tu ginecólogo.

Tu comadrona: Al igual que tu ginecólogo, tu comadrona va a estar más interesada en tu bebé por algunos días o semanas después del parto. Ella a menudo monitorea el crecimiento de tu bebé por un tiempo. Algunas madres piensan que como las comadronas son comadronas y no doctores, deberían saber más acerca de lactancia. Y en general eso es cierto. Sin embargo no son consultoras en lactancia materna. Tu comadrona te va ayudar con tu lactancia mientras que todo esté sucediendo como se espera. En otras palabras conoce el curso de una lactancia normal bastante bien. Pero si tú tienes cualquier dificultad es el momento de llamar a una IBCLC.

Alguien que se hace llamar consultora o asesora de lactancia o educadora en lactancia y se le ha dado un certificado, por ejemplo de CAPPA.
Estas personas normalmente han tomado un curso a menudo de una semana y se les ha dado un certificado. No se necesitan prerrequisitos o conocimientos previos. Son buenas para enseñar clases, para ayudar durante el curso normal de la lactancia, pero no para consultar con mamás o bebés que tengan retos que no se resuelven rápidamente. Las asesoras o educadoras (que a veces se hacen llamar consultoras) no son lo mismo que una IBCLC. Hago énfasis en esto porque a menudo estas personas pueden confundir a las mamás. Una educadora, asesora o "consultora" no es lo mismo que una IBCLC, las cuales poseen miles de horas de experiencia clínica, y están sujetas a re certificación cada 5 años.

Consejera en lactancia, especialista en lactancia, experta en lactancia: Todos estos términos no significan nada ya que no hay regulación acerca de ellos. Hay mujeres que no tienen educación en lactancia materna, más allá de haber amamantado a sus hijos y se llaman así mismas especialistas en lactancia. Puede ser que algunas posean algunos cursos u horas de experiencia clínica pero nadie lo garantiza.

Líder de la Liga de la Leche. Ayudan y conocen mucho acerca del apoyo madre a madre. Las líderes de la liga de la leche han amamantado por lo menos un año y conocen bien el curso normal de la lactancia desde el nacimiento hasta los niños preescolares. Las Líderes de la Liga de la Leche tienen por lo menos un año de experiencia clínica. Son voluntarias que dirigen reuniones de apoyo y dan ayuda telefónica. A veces hacen visitas al hogar de las madres. Si una líder de la liga de la leche encuentra algo que sale de la normalidad refiere a la mama y su bebé con una IBCLC. Muchas IBCLC fueron Líderes de la Liga de La Leche primero. (Como yo :-))

Tu Doula: Ella está ahí para apoyo emocional y físico durante tu parto y el posparto inmediato. Puede ser que te ayude con tu lactancia la primera vez y te puede ayudar a sentirte segura y confiada. No es su trabajo el intervenir con la lactancia si las cosas no suceden como deberían. Por ejemplo, sería inapropiado que ella te dijera "necesitas una pezonera". O "no puedes amamantar porque tu bebé tiene frenillo, o debes dejar de amamantar unos días en lo que tus pezones se curan". Ella debe referirte a una IBCLC al primer signo de problemas.

La enfermera en el hospital que "ayuda" con la lactancia materna.menudo estas enfermeras son muy útiles. Han escuchado todo y saben mucho del posparto. Pero a menos de que tenga la certificación de IBCLC, no son consultoras en lactancia y no están calificadas para ayudarte a través de las dificultades que se puedan presentar en la lactancia. Aunque el hospital se refiera a ellas como consultoras. No poseen entrenamiento específico en lactancia materna.

Tu mamá. Ella te quiere ayudar y quiere que tú te sientas mejor. Pero la información que ella ha recibido acerca de la lactancia cuando tú eras un bebé probablemente es incorrecta. Ahora ya sabemos más acerca de la lactancia materna. Deja que ella te haga la comida, que arrulle a tu bebé, que te cuide, mientras que tú tomas una siesta. Y si tú y tu bebé están teniendo dificultades con la lactancia, pídele que te regale una consulta con una IBCLC.

Tus colegas del trabajo, tu vecina, las mamás en el grupo de Facebook o las mamás de tu grupo de apoyo. Todas ellas puede ser que tengan experiencias que compartir. Algunas de sus historias te van a dar animo y te van apoyar y muchas te dirán información de lactancia materna que es incorrecta, porque solo está basada en su experiencia personal.

Cuando alguien te asesore con respecto a la lactancia materna, siempre pregunta sus credenciales, ya que tú lactancia es una cuestión de salud, y no es algo con lo que se deba jugar y dejar en manos inexpertas.
Yo soy IBCLC, y doy consulta en el poniente de la ciudad de México, llámame o envíame WhatsApp para agendar una cita al 55 21097551

Refiérete a la Asociación de Consultores Certificados en Lactancia Materna de México (ACCLAM) para encontrar una consultora certificada. www.acclam.org.mx

15 junio 2015

Atender a tu bebé es natural, y responder a sus necesidades le proporcionará seguridad.



LA INTERACCIÓN ENTRE LA MADRE, EL PADRE Y EL NIÑO, según la Teoría del Apego de Bowlby.

Por Ana Charfén, IBCLC.
Es importante resaltar que el comportamiento normal de un niño y de su madre, debe ser observado, no reglamentado, y que se puede partir de lo que es normal observando y comprobando, y no a la inversa. Según Bowlby, si a una madre y su hijo se les da libertad de comportarse como deseen después del parto, los instintos naturales fluirán y la madre acariciará a su hijo, lo cual lo tranquilizará. Al cabo de unos minutos, siente el deseo de acercarlo al pecho. El bebé responderá succionándolo, y esta actividad es apreciada tanto por la madre como por los observadores, como un estado de éxtasis (Bowlby, 1989, pág. 19). Este comportamiento es natural, y forma parte de los instintos que han llevado al ser humano al éxito evolutivo. Con el pasar de los días, la madre, al tenerlo en brazos y contemplarlo, típicamente siente que el bebé es suyo. Se llevan a cabo interacciones constantes entre la madre y su hijo, y ella adapta su voz y su conducta para adaptarse a la de él, formándose un diálogo. Dice Bowlby que “la rapidez y eficacia con que se desarrollan estos diálogos y el placer mutuo que proporcionan indican claramente que ambos participantes están preadaptados para entablarlos’’. Cuando la madre y su hijo entran en un nuevo ambiente, el bebé muestra interés y la madre lo sigue, comentando acerca de algún objeto o característica del lugar, produciéndose una experiencia compartida. Se puede observar en la interacción vocal entre la madre y su hijo cierta alternancia, sin interrumpirse mutuamente, aún desde la etapa pre verbal. Esto muestra que la madre de sensibilidad mediana se adapta rápidamente a los ritmos naturales de su hijo, e intenta satisfacer sus necesidades.
Ainsworth y sus colegas (Bowlby, 1989) han observado que los niños cuyas madres han respondido sensiblemente a sus señales durante el primer año de vida, consolándolos cuando lloran y alimentándolos cuando dan señales de hambre, no solo lloran menos durante la segunda mitad de ese año que los bebés de las mamás que no los han atendido tan sensiblemente, sino que están más dispuestos a aceptar los deseos de sus padres, lo cual indica sin duda, que los bebés humanos, al igual que otras especies están programados para desarrollarse de manera socialmente cooperativa; que lo hagan o no, depende de cómo han sido tratados. Se observará que ésta es una visión de la naturaleza humana, radicalmente distinta de la que durante mucho tiempo fue admitida en las sociedades occidentales y que ha impregnado gran parte de la teoría y la práctica clínicas de la psicología, que se ha heredado, y apunta a una concepción completamente diferente acerca del rol de los padres, a los cuales se les anima a negar sus instintos de apego hacia su hijo en aras de “no malcriarlo”. Main y Weston en 1981 (Bowlby, 1989) también estudiaron la relación de los niños con su madre y con su padre y concluyeron que los niños que tenían una relación segura con ambos padres eran más seguros de sí mismos y más aptos; los que no tenían una relación segura con ninguno de los dos, no eran seguros en absoluto y los que tenían una relación segura con uno de los progenitores pero no con el otro, se encontraban en un punto intermedio. Cuando la infancia ha transcurrido mientras el niño puede hacer salidas al mundo exterior y puede regresar sabiendo con certeza que será bien recibido, alimentado física y emocionalmente, reconfortado si se siente afligido y tranquilizado si está asustado, se constituirá como una persona segura. Este rol de los padres consiste en ser accesible, estar preparado para responder cuando se le pide dar aliento, y tal vez ayudar cuando es evidentemente necesario. A partir de estudios de adolescentes y adultos jóvenes, se demuestra que los más estables emocionalmente y los que sacan el mejor partido de sus oportunidades son los que tienen padres que son más accesibles y sensibles cuando se recurre a ellos. La conducta de apego es cualquier forma de conducta que tiene como resultado, el logro o la conservación de la proximidad con otro individuo claramente identificado como el que se le considera mejor capacitado para enfrentarse al mundo. El saber que la figura de apego es accesible y sensible le da a la persona un fuerte sentimiento de seguridad, y la alienta a valorar y continuar la relación. Esta conducta es muy obvia durante la primera infancia pero puede observarse a lo largo del ciclo de vida, sobre todo en situaciones de emergencia, se le considera parte integral de la naturaleza humana y la compartimos con otras especies. Ningún padre proporcionará una base segura, según Bowlby para su hijo que crece, a menos de que tenga una comprensión intuitiva de la conducta de apego de su hijo, y es aquí donde el término tradicional “dependencia” tiene una influencia tan perniciosa, porque lleva una valoración adversa y suele ser considerada como una característica solo de los primeros años, de la cual hay que desprenderse pronto; como resultado de esto, la conducta de apego ha sido mal interpretada en algunos círculos clínicos cuando se manifiesta en los años posteriores a la infancia temprana e inclusive tildada de regresiva. (Bowlby, 1989)
 
Trabajos citados
 
Bowlby, J. (1989). Una Base Segura: Aplicaciones clínicas de la teoría del apego. Argentina: Paidos.

11 junio 2015

la leche materna para curar la dermatitis atópica.

por Ana Charfén, IBCLC.
Si eres una mamá que amamanta, tal vez has escuchado acerca de las propiedades curativas de la leche materna: que si la pones sobre la piel lastimada, que si le pones una gota de tu leche en el ojo a tu bebé cuando tiene lagañas o para destapar la nariz.
Existen varios artículos que hablan de las propiedades antiinflamatorias de la leche materna, y como pueden ayudar a curar heridas, sin embargo, recientemente se publicó en International Journal of Dermatology un estudio que compara la leche materna contra la crema de hidrocortisona como tratamiento para hacer desaparecer la dermatitis atómica.
A 100 niños con dermatitis se les dividió aleatoriamente, y a unos se les indicó como tratamiento una capa fina de hidrocortisona al 1% dos veces al día, y a los otros leche materna dos veces al día en la zona lesionada.

El grupo que utilizó leche materna como tratamiento se curó en un 81.5% y el que utilizó hidrocortisona se curó en un 76%.
Por lo que se desprende que la leche materna tiene un resultado mejor como tratamiento contra la dermatitis atópica, y es gratis, accesible y no causa efectos secundarios.

Referencia

El vínculo que se da entre un bebé y su cuidador

por Ana Charfén, IBCLC.
Recientemente he estado sumergida en la investigación de mi tesis de maestría, que habla del cuidado infantil fuera de casa.
Y hoy he estado pensando mucho en las cualidades que este cuidado debe tener para desarrollar al bebé de manera correcta desde el punto de vista emocional.
Cuando un bebé nace, la mamá y el bebé empiezan a formar una relación. Si la mamá cuida personalmente al bebé, y muchas podemos hablar de eso, se crea una relación muy profunda, una especie de simbiosis, un diálogo que va más allá de las palabras, en la cual el instinto y la intuición juegan un papel fundamental. Más aún cuando una mamá amamanta a su hijo, porque en tan estrecha convivencia, al bebé tomar pecho tan frecuentemente, una aprende a leer a su hijo. (No quiero decir que si una no amamanta no se logre, pero tal vez si sea más fácil) El menor de un año prácticamente no habla... Pero las mamás somos expertas en entender lo que nuestro hijo necesita. Sabemos si tiene hambre, si está cansado o sobreestimulado, sabemos si está estresado o feliz. Y es en esos momentos en los que el pecho materno se convierte en una varita mágica, porque nos sirve para alimentar el cuerpo de nuestro hijo, pero también su alma: si está adolorido, tomando pecho se le quita el dolor, si tiene hambre, ésta se satisface, si tiene frío, en nuestros brazos encuentra calor, si tiene sueño, con el pecho se duerme. Y si solo quiere succionar, pues somos el chupón original. A veces es reconfortante pensar que si todo lo material faltara, la madre es la fuente de todo lo que el bebé necesita, tal como alimento, entretención, abrigo. Recuerdo en los años que amamanté a mis hijos como me sentía como una especie de Diosa, nutricia, abundante, fuente de alimento y amor.
Cuando una mamá no cuida personalmente a su bebé, alguien lo hace. Puede ser que el bebé esté con una nana, o en una guardería. El bebé recibirá cuidados de otra persona aparte de su mamá. Y entonces se creará una relación entre ellos. Si esa relación es fuerte y profunda, si la cuidadora o el cuidador del bebé es sensible, y atiende al bebé, se creará una relación de apego entre ellos, desearán estar juntos y se sentirán tristes cuando se alejan. Buscarán estar en proximidad, y se la pasarán bien. Y entonces llega el conflicto de la mamá que delegó el cuidado de su bebé: "¿me querrá mi bebé más que a su nana o a su cuidadora, a pesar de que está con ella mucho más tiempo?" Por tanto hay un tabú, hacia esa relación que se da entre las personas que cuidan a los bebés... No hay que apegarse demasiado... No hay que competir con el cariño de mamá... No quiero que mi hijo quiera más a su cuidadora o nana que a mí... He visto mamás destrozadas que cuando su hijo llama "mamá" a la nana, se preguntan cómo puede ser.
Entonces me pregunto. ¿Cómo podemos lograr que un bebé sienta ese vínculo fuerte con su cuidador, cuando la mamá tiene que ir a trabajar, por ejemplo? ¿Cómo podemos lograr que la mamá acepte que su hijo necesita ese vínculo con alguien si ella está fuera la mayor parte del tiempo?. Lo que queremos las mujeres es que nuestros hijos sean felices y se desarrollen plenamente. Al establecer relaciones superficiales en ese periodo tan importante del bebé, ¿no estaremos limitando su desarrollo emocional?.
Creo que como sociedad, necesitamos plantearnos seriamente como conciliar la vida laboral y maternal de las mujeres. La mujer es una sola persona, a pesar de tener dos identidades: mujer que produce intelectual y económicamente y mujer que cría y produce bienestar para lo más precioso; su hijo.
¿ Cómo crees que se puedes solucionar este problema?

31 mayo 2015

Sacarse la leche materna con las manos :: Extracción manual de la Leche Materna

Extracción manual de la Leche Materna
Por Ana Charfén, IBCLC.
En ocasiones es necesario extraer la leche del pecho de la mamá, como por ejemplo cuando los primeros días después del nacimiento del bebé, se siente congestionada y el bebé ya está satisfecho y ella quiere aliviar el malestar de la leche acumulada, o cuando un bebé es separado de su mamá por razones médicas. O cuando el bebé es mas grande y la mamá se tiene que separar por razones de trabajo o por algún compromiso.
Si necesitas extaer tu leche y no tienes un extractor de leche materna, puedes aprender a hacerlo con tus propias manos con un poco de práctica. Es un método para sacarse la leche sencillo, práctico porque no es necesario esterilizar piezas de un sacaleches, o cargar aditamentos, y con práctica se puede hacer muy rápidamente.
Lo primero es asegurarse de lavarse las manos perfectamente con agua y jabón y contar con un recipiente esterilizado para los bebés pequeños.
Si tu bebé es separado de ti porque es prematuro y debe estar en cuidado intensivo, tu puedes darle un excelente inicio en la vida, proporcionándole tu calostro, que es la primera leche, rica en factores inmunológico. El calostro se produce en pequeñas cantidades (de 5 a 10 ml) que es el tamaño del estómago de tu bebé los primeros días. Si utilizas un extractor de leche, puede ser que tu valiosísimo calostro se pierda en las paredes del sacaleches. Por eso es mejor aprender a extraerlo manualmente, y colocarlo en un pequeño recipiente o en una cuchara.

Hay varias técnicas que puedes utilizar, una de ella es la técnica Marmet, en este link siguen las instrucciones y algunas variaciones de ella.

En este link puedes ver un Video de la Universidad de Stanford que muestra la extracción manual del calostro de manera muy detallada.

The Basics of Breast Massage and Hand Expression from Maya Bolman on Vimeo.

"The Basics of Breast massage and Hand Expression" video by Maya Bolman, IBCLC and Ann Witt, MD, FABM, IBCLC

A continuación puedes ver un video más donde se muestra la extracción del calostro.




A continuación puedes ver un curioso video de una madre de un bebé mayor que se extrae la leche a mano con mucha facilidad




Una vez que has extraído tu leche, lo ideal es que la refrigeres lo antes posible, aquí puedes ver una guía de como almacenarla

¡Carga a tu bebé!