23 mayo 2008

El confinamiento solitario es el castigo más severo

A raíz del terrible caso de incesto, cometido contra una mujer llamada Elisabeth Fritzl, la cual fue confinada durante 24 años a vivir en un calabozo, y a parir sin ayuda a 7 hijos de su padre, el mundo se muestra increíblemente conmovido.

En la reflexión de los efectos psicológicos que pueden padecer los 3 hijos de Elizabeth que nunca habían salido de su calabozo en 19, 18 y 6 años respectivamente, surge la inquietud de los resultados que en su mente pudieron tener tantos años de encierro. (los otros 3 hijos habían sido sacados del sótano siendo bebés, y criados con su abuela, y su abuelo-padre, en libertad, y normalmente, como si Elizabeth los hubiera abandonado para que sus padres se hicieran cargo de ellos, y uno de ellos había muerto poco después de nacer)
Los psicólogos están tratando de encontrar el mejor tratamiento para poder habilitar a estas criaturas y a su madre. En general se tienen pocas esperanzas de que se puedan recuperar, ya que su personalidad y su salud se encuentran profundamente trastornadas.

Un caso similar fue el de Genie, la niña feral que siendo bebe fue encerrada, y atada durante el día a una nica y metida en una bolsa de dormir dentro de una cuna con una tapa de metal, durante la noche. No se le permitía hablar ni salir. A pesar de que Genie, cuando se descubrió su situación, fue tratada con los mejores tratamientos y terapias disponibles, nunca se pudo recuperar.

En un reporte de Walter Cronkite acerca de Genie, en 1970, el Dr. Jay Shurley, un psiquiatra dijo:
El confinamiento es, diabólicamente, el castigo más severo, y en mi experiencia, síntomas realmente dramáticos se desarrollan en tan poco tiempo como 15 minutos a una hora, y ciertamente por dos o tres días. Trata de pensar como puede afectar la mente, 10 años de esto.


Genie: La niña salvaje (1) por raulespert

Lo cual me lleva a mi punto. En nuestra sociedad, las necesidades emocionales de los niños son reiteradamente negadas, sobre todo durante la noche, y con el pretexto de "enseñarlos a dormir como debe ser, y hacerles buenos hábitos de sueños", millones de niños en todo el mundo sufren lo que el Dr. Jay Shurley considera el castigo más severo, el confinamiento.

Millones de niños lloran en silencio durante la noche porque sus padres, convencidos de hacer lo mejor para ellos, deliberadamente no acuden ante sus llamados. En algunos la angustia llega a un grado tal, que incapaces de controlarse, vomitan de horror. Son en cierta manera, confinados a una soledad forzada, diariamente, que dura entre 8 y 12 horas.

Yo me pregunto, que clase de sociedad estamos creando al negar a los niños el cariño que necesitan, especialmente a edad temprana?, que efectos psicológicos puede tener todo este abandono en la humanidad? No es difícil intuir por que tantos adultos, al no haber resuelto sus necesidades emocionales en el momento adecuado, cuando son más vulnerables e indefensos, tratan de buscar figuras maternas y paternas en sus relaciones posteriores.

Cuando tu hijo llore en la noche, llamándote, piensa: por que tu hijo merece tu atención y tu apoyo emocional durante el día, pero durante la noche no? Que efectos puede tener en tu hijo el negarle apoyo emocional de 8 a 12 horas diarias por años?




Genie: La niña salvaje (2) por
Genie: La niña salvaje (3) por

08 mayo 2008

MIRAR DISTINTO: La madre inmaculada

http://www.informador.com.mx/entretenimiento/2008/10844/6/mirar-distinto-la-madre-inmaculada.htm
MIRAR DISTINTO: La madre inmaculada
Todas las civilizaciones, desde la aparición del hombre sobre la Tierra hasta nuestros días, se han ocupado del tema de la maternidad
  • El artista que se anima a romper con los esquemas y las normas, será siempre repudiado por las mayorías
La libertad y el gusto, son atributos fundamentalmente humanos y con ellos podemos atravesar las aguas profundas de la expresión artística verdadera.
“La única experiencia unificadora, innegable, compartida por mujeres y hombres, se centra en aquellos meses que pasamos dentro del cuerpo de una mujer desarrollándonos” Adrienne Rich

La vida humana en este planeta nace de la mujer y la maternidad, quiérase o no, es uno de los valores más importantes dentro de la sociedad, aunque quizá sean escasas las personas que reconozcan que ésta se va conquistando poco a poco a través de un rito físico, psíquico y después aprendiendo a criar a los hijos, lo cual no se sabe por instinto, contrario a lo que se dice.

La crianza se va realizando por ensayo y error y muy pocas madres tienen el privilegio de salir bien libradas de tan complicado papel, a pesar de los empeños por funcionar de la mejor manera. Lo que es un hecho, es que cada uno de nosotros somos dueños de la relación o de la no relación con la madre, y gran parte de nuestra conducta afectiva dependerá de cómo esta interacción (sobre todo en los primeros años de vida) se haya dado.

Todas las civilizaciones, desde la aparición del hombre sobre la Tierra hasta nuestros días, se han ocupado del tema de la maternidad, el cual ha sido abordado desde ángulos diversos según las tradiciones y costumbres propias de la región y la época. Las coincidencias radican en que todas las culturas conceden un lugar especial a las mujeres jóvenes, a las muy viejas, a las solteras, a las estériles o a las que están en el proceso de ser madres. Este poder presenta dos aspectos fundamentales: la energía o capacidad biológica para concebir y alimentar la vida humana, y el poder mágico con que los hombres han revestido a las mujeres, visualizándolas como diosas, o como seres temibles que pueden abrumarnos (en el mejor de los casos) o llegar a destruirnos, aunque suene paradójico, después de habernos dado parte de la vida física.

Por otro lado, todos sabemos que la capacidad de contener, cuidar, amamantar, o el llamado “instinto materno”, no depende de la fecundidad de las mujeres, ni de la cantidad de hijos que puedan biológicamente tener, sino de algunas características de personalidad que no todas poseen.

Ante tan compleja y a la vez tan natural condición humana, resulta fácil entender por qué casi ningún artista ha podido escapar a la interpretación del tema de la maternidad, abordándolo desde su propia visión y experiencia. Quizá sean estos seres hipersensibles, los que -pese a su tendencia a la idealización- han podido enfrentar con valentía y autenticidad lo que realmente vivenciaron como hijos, y lo que han podido observar a su alrededor. Sin embargo, el precio social que se paga por atreverse a manifestar honestamente los sentimientos llamados “oscuros” (dolor, agresión, resentimiento, angustia, protesta, inconformidad, etcétera) es alto y nada bien visto dentro de una comunidad acostumbrada a que le muestren de preferencia, la imagen “inmaculada” de una madre.

El artista que se anima a romper con los esquemas y las normas, será siempre repudiado por las mayorías que se empeñaran en tapar o al menos disimular lo que ponga en evidencia el valor “intachable y bonito” de la maternidad.

Lo que resulta absurdo en estos tiempos, es cubrir el sol con un dedo, ponderando solamente las imágenes estáticas, rozagantes y “felices” de madres e hijos, como si la práctica de la maternidad no fuera parte de lo humano imperfecto que obliga a la madre  consiente a moverse continuamente, buscando formas de sobrevivencia junto a su hijo a fin de sobrellevar las diversas etapas de su desarrollo físico y emocional.

Estas imágenes ligeras, sólo fomentan la comercialización de una maternidad idealizada y bastante irreal en países como el nuestro, en que la miseria campea y reina, sobre todo entre nuestras comunidades indígenas. Las madres todas, pueblan la Tierra: feas o bonitas, pobres o ricas, citadinas o rurales, malas y buenas. Todos nacemos de mujer.

La historia de las artes plásticas está llena de obras que abordan el tema de la maternidad desde diferentes puntos de vista según la sensibilidad y capacidad de sus autores. Así, podemos encontrar: obras místicas, profanas, fuertes, frágiles, testimoniales, ligeras, dramáticas, superficiales, efímeras, permanentes, emotivas, intelectuales,  frías, cálidas, profesionales, experimentales, adultas, infantiles.

Sería recomendable pues, abrir los ojos sin prejuicio a todas las manifestaciones artísticas, con el fin de establecer un criterio propio respecto a lo que pueda verdaderamente gustarnos o comunicarnos algo significativo.

Los conceptos de belleza y fealdad serán siempre relativos y dependientes de los valores individuales, las experiencias, los afectos, las culturas, las razas, las épocas, las modas. Lo que importaría en última instancia, es no abandonar la búsqueda de una estética personal basada en la flexibilidad y adiestramiento de nuestros propios sentidos, así como el cultivo continuo del espíritu creativo.

El lenguaje de la imagen por ser inmediato, suele entrar más directamente en la sensibilidad de los hombres, contribuyendo al enriquecimiento de nuestra sensibilidad espontanea, pero también muchas veces contaminando la propia capacidad de percepción.

A nosotros es a quien nos corresponderá estar alertas, elegir, diferenciar y discriminar.

La libertad y el gusto, son atributos fundamentalmente humanos y con ellos podemos atravesar las aguas profundas de la expresión artística verdadera.

Seamos un poco rebeldes y no aceptemos lo que se nos da superficialmente.


¡Carga a tu bebé!