19 enero 2013

¿Mi bebé tiene cólico?, opinión del Dr. Carlos González


Cólicos del Lactante

La mayoría de las veces lo que el bebé necesita es estar en brazos de su madre.
El Pediatra Catalán Carlos González, autor de varios libros relacionados con la Crianza Respetuosa y la Lactancia materna, nos habla de su visión acerca de estos momentos en que el bebé llora.

No sé qué entiendes exactamente por cólico. Si quieres decir que tu hija, especialmente por las tardes, pide brazos y pecho casi constantemente, y que tenerla en brazos y pasearla arriba y abajo es la única manera de que esté tranquila, y que si la dejas un momento en la cuna se pone a llorar, entonces es totalmente normal. Puedes llamarle cólico o como quieras, pero es normal. Los niños necesitan estar en brazos 24 horas al día. Y no hay que buscarle ninguna solución, porque ya está solucionado: en brazos no llora (casi).

Si lo que quieres decir es que, a pesar de estar toda la tarde y casi toda la mañana en brazos, a pesar de dormir con su madre y tomar el pecho a demanda, a pesar de cantarle y acariciarla y pasearla y hacerle cosquillitas en la barriga, se pasa la tarde llorando (no llorar un poco o protestar, todos los niños lloran, sino llorar a todo pulmón durante tres horas de reloj seguidas, sin que nada de lo que hagáis pueda consolarla), entonces sí que le llamo yo "cólico", y habría que pensar en alergias o en otros problemas. Pero lo otro es normal, y no hay motivo para pensar en alergias ni en ninguna otra enfermedad. La principal causa del "cólico", del llanto excesivo en la infancia, no es orgánica, sino psicológica. Es la falta de contacto físico, la ausencia de la madre, la soledad, la falta de respuesta a las necesidades. Los pueblos que llevan a los bebés colgados a la espalda todo el día ni siquiera tienen una palabra para hablar del "cólico".

No me parece bien dar medicamentos a los niños sanos. Ni medicamentos de la farmacia, ni del herbolario, ni del homeópata, ni de la abuela. Los medicamentos son sólo para los enfermos. Los cientos de medicamentos que a lo largo de la historia se han recomendado para el cólico se han basado en la creencia de que existe una enfermedad subyacente, y según cuál creas que es esa enfermedad, así es el medicamento. Los que creen que el cólico se debe a los gases antes mandaban "carminativos", substancias a las que se atribuía la propiedad de eliminar o expulsar los gases, y más modernamente mandan antiespumantes (tipo simeticona). Los que creen que al niño le duele algo, mandan analgésicos. Los que creen que lo que tiene es cuento y ganas de fastidiar, mandan sedantes o somníferos: barbitúricos, valium, alcohol, anís, tila, hinojo, opio, alimemazina (un antipsicótico, muy usado en España para el cólico)... Los barbitúricos para el cólico estuvieron en el mercado en España hasta finales de los 80, y desde luego iban de fábula. El opio es un remedio popular desde hace dos siglos. El alcohol todavía lo he visto recomendado en libros americanos serios. El anís, hinojo y comino actúan mediante su principio activo anetol, un depresor neurológico, que produce según la dosis somnolencia, convulsiones y coma. se han visto muchos casos de intoxicación en bebés, incluso un par de casos en que era la madre la que lo tomaba. En esos casos, lógicamente se intoxicaron también las madres. Porque es imposible tratar a un niño dándole el medicamento a la madre que lacta, a menos que a la madre le des una dosis muy superior a la normal para un adulto. Si no es eficaz, mejor no darlo, porque los niños pequeños deben tomar lactancia materna exclusiva, e incluso el agua con que se tragan un medicamento ya está empeorando su nutrición. Si es eficaz, ¿cómo actúa? ¿elimina gases, aumentando el peristaltismo intestinal? ¿actúa sobre el dolor, es un analgésico? ¿ayuda al niño a dormir, es un somnífero? ¿actúa sobre el estado mental del niño, es un psicofármaco? Es posible que alguno de estos medicamentos estuviera justificado en el caso de un niño que sigue llorando varias horas al día, a pesar de todos los intentos por consolarle, y en el que no se pudiera descubrir una enfermedad concreta. Nunca he visto un caso así, aunque supongo que alguno habrá entre tantos miles de millones de personas.

Pero, en la práctica, estos medicamentos (incluyo los homéopáticos y las hierbas) se usan para niños que llorarían si les dejasen en la cuna, pero que están contentos cuando están en brazos. Y cuando se dice que han funcionado muy bien, que han sido efectivos, queremos decir que ahora sí que se le puede dejar en la cuna sin que proteste, que ya no hace falta tenerle en brazos. Se han usado para escamotearle al niño lo que es su derecho de nacimiento, para reducirle a la soledad y al silencio.

La madre, en principio, lo mejor es que coma lo que quiera. Puede que algún alimento concreto, por su sabor, moleste a algún niño concreto, y entonces ya lo irá viendo. Pero no se pueden dar listas de alimentos prohibidos para todas las madres.

08 enero 2013

Dejar llorar a un bebé para que se duerma es erróneo

Por Ana Charfén, IBCLC.
Existen dos posiciones básicas y fundamentalmente opuestas con respecto al modo como deben los padres responder a las necesidades nocturnas de los bebés. En este blog he recopilado mucha información al respecto del sueño infantil, desde el punto de vista de la crianza respetuosa. Sin embargo existen posturas diferentes a la de éste blog, con las cuales estoy en desacuerdo porque simplemente son incorrectas, muy parciales, y extremadamente violentas hacia los humanos más vulnerables, que son los bebés.
Por un lado tenemos la postura conductista, la cual se reduce a eliminar una conducta indeseable sin tomar en cuenta los efectos que este proceso tiene sobre las personas, como sucede con el método de dejar llorar al bebé, conocido como el método Ferber, o el método Estivil.
Por otro lado está la postura de la neurociencia y la psicología del desarrollo, que considera los efectos emocionales que tiene en el bebé a corto y largo plazo el no consolarlos cuando lo necesitan.
 Tenemos que pensar en estas dos posturas como dos filosofías completamente contradictorias, como lo serían el pensamiento capitalista o el socialista.
Podemos demostrar con estudios que la evolución del ser humano no se equivoca y que si los bebés se comportan como lo hacen es porque así han sobrevivido y logrado el éxito evolutivo.
Pero siempre saldrán estudios parciales o que no consideran la realidad humana desde un punto holístico, que dirán que se puede dejar llorar al bebé.
Aquí la situación que yo quisiera plantear es que, esto es una cuestión moral.
¿Tu cómo tratarías a una persona amada que te pide apoyo moral cuando te necesita?
Seguramente tratarías de ayudarla, porque el vivir en sociedad y crear relaciones de apoyo mutuo es una de las ventajas evolutivas de la humanidad.
Sin embargo, a los métodos conductistas de adiestramiento de bebés en los cuales se les deja llorar hasta que no lo hacen más, se les olvida que los bebés son seres humanos que merecen respeto como todos nosotros.
Cualquiera diría que es muy descortés ignorar una persona si nos habla, sin embargo los conductistas no dudan en hacerselo a un bebé que solo puede llorar para comunicarse.
Darcía Narvaez, es Doctora en Psicología Educacional por la Universidad de Minesotta y ha estudiado la relación positiva que hay entre el desempeño moral de los niños y el que hayan sido atendidos cuando eran bebés.
Todos queremos que nuestros hijos funcionen en sociedad y aprendan a ayudar y solicitar ayuda cuando la necesitan.
Si respondemos a sus necesidades, les estamos enseñando precisamente eso.
Otra de las cosas que la Dra. Darcía Narvaez comenta es que los "expertos" en sueño conductistas, que dicen que los niños se les debe dejar llorar por periodos controlados como en el libro "Duérmete Niño"  para que aprendan a dormir, parten de premisas fundacionales erradas, para afirmar que sus métodos funcionan.
Primera Premisa Equivocada: La noción de que dormir toda la noche a partir de los seis meses es normal y apropiada desde el punto de vista del desarrollo o psicológico, y por lo tanto no dormir toda la noche a esa edad es un problema del sueño. (Hay que hacerle creer eso a los padres para que compren libros de adiestramiento y dejen de escuchar su propio y sabio instinto paterno)
Segunda Premisa Equivocada: La noción de que existe tal cosa como "autoconsolarse", y la idea acompañante de que si el bebé no duerme toda la noche a los seis meses es porque los padres han interferido con la habilidad de "autonconsolarse"
Tercera Premisa Equivocada: Que uno puede amamantar y dejar llorar al bebé para que aprenda a dormir toda la noche. Esto contradice las realidades sociales y biológicas de la lactancia materna y el hecho de que el amamantar más allá de 6 meses es una meta de salud con la que se está de acuerdo ampliamente.
Y yo agregaría una Cuarta Premisa Equivocada: Que los niños que se les deja llorar aprenden a dormirse solos. NO aprenden a dormirse, aprenden que sus padres no les harán caso por más que ellos los llamen.

Los conductistas evaden hablar de la lactancia materna y de cómo sus consejos de dejar llorar a los bebés contradicen lo que es una realidad en la lactancia materna: la libre demanda para conservar la producción de leche, porque no quieren ser tachados de anti-lactancia, cuando todo mundo sabe que la lactancia materna es un derecho de todos los niños y que es tan buena para la salud.

Es antinatural que la mayoría de los bebés duerman toda la noche. Estudio tras estudio demuestran que los bebés amamantados se despiertan más seguido en general que los bebés que toman fórmula. Pero esto sucede en parte porque los bebés que toman fórmula duermen demasiado profundamente, contribuyendo al síndrome de muerte súbita del lactante o muerte de cuna

En resumen:
Es normal que los bebés y niños pequeños se despierten en la noche
La lactancia materna es natural y normal y necesaria para el desarrollo óptimo, y es el tipo de alimentación  que los bebés y madres fueron diseñados para experimentar.
Es posible que no te agrade que tu bebé se despierte tanto en la noche, pero es una realidad que en unos años pasará.
El dormir con tu bebé o en proximidad con él, ayuda a muchas familias a dormir mejor
Debes conocer las maneras seguras de dormir con tu bebé

Hay personas que de hecho, en cuanto se adaptan a hacerlo, disfrutan inmensamente dormir con su bebé.

¡Carga a tu bebé!