19 abril 2013

Alto a la participación de Nestlé en la cruzada contra el hambre en México

Por Ana Charfén, IBCLC
¿Alguna vez te has preguntado qué puedes hacer para mejorar la situación de la lactancia materna en el mundo?
Muchas personas nos los preguntamos constantemente. La lactancia materna es un derecho que poseen tanto las madres como sus bebés,  y cuando ésta no se lleva a cabo, tanto la mamá como su hijo padecen mayor riesgo de enfermar. La lactancia materna, reduce el riesgo de cancer de seno, y de ovario en la madre, le ayuda a perder peso y a espaciar los embarazos, y crea entre ella y su bebé un vínculo incomparable. Por otro lado está documentado que cuando un bebé no toma leche materna, tiene un mayor riesgo de padecer algunos cánceres, diabetes, obesidad, enfermedades gastrointestinales y respiratorias, y la lactancia materna además favorece su desarrollo intelectual y emocional. 

Por otro lado México es considerado el país número uno en obesidad infantil. La lactancia materna ayuda a reducir el riesgo de padecer obesidad, y es una práctica sustentable y gratuita, que causa un enorme placer emocional en las mujeres que la llevan a cabo y que tienen apoyo amoroso en su entorno para poder practicarla. 

Este no es un caso en el cual estemos hablando de que solo unos pocos tienen derecho a recibir lo que por naturaleza les corresponde: es un derecho de todos los bebés que por causas culturales y desinformación de las familias, malas prácticas en los hospitales durante el nacimiento y consejos inadecuados, en muchos casos no se lleva a cabo.

Una de las causas principales por las que en México la lactancia ha ido disminuyendo alarmantemente en los últimos años, son las prácticas desleales de mercadotecnia que llevan a cabo las grandes corporaciones para vender sus productos. Del 2006 al 2012, el porcentaje de lactancia materna exclusiva en menores de seis meses pasó del 22.3% al 14.4%. Desafortunadamente, este descenso fue todavía más dramático en el medio rural en donde el índice disminuyó a la mitad (ENSANUT 2012)

El negocio de vender leches artificiales para bebé es un negocio millonario. Los laboratorios y grandes corporaciones, hacen enormes esfuerzos para ganar mercado, y desplazar esa sustentable y beneficiosa práctica de amamantar.

Y lo hacen a través del sistema de salud: muchísimos médicos fungen como agentes de ventas de las grandes corporaciones cuando mediante su falta de conocimentos e influencia de los laboratorios y corporaciones le dicen a la madre que su leche no es suficiente, no es buena o deja de serlo a partir de cierta edad, sugieren complementar con fórmula, les indican amamantar por cierta cantidad de minutos cada ciertas horas, y luego complementar con leche artificial, perjudicando con estas indicaciones equivocadas su lactancia

En los Estados Unidos el International Nestlé boycott committee, constituido de una treintena de ONGs e Iglesias lanzó en 1977 una campaña de boicot principalmente seguida en América del Norte, Gran Bretaña, Suecia y Alemania. Una sesión extraordinaria de la Organización Mundial de la Salud votó en 1981 un código internacional para la comercialización de la leche en polvo.3 Prohíbe cualquier publicidad que incitase la sustitución de la leche materna por la leche en polvo. Este código, conocido con el nombre de Código Internacional de Comercialización de Sustitutos de la Leche Materna fue firmado en 1984 por Nestlé. Desde entonces, la multinacional ha sido acusada por ONG y periodistas de no cumplirlo,4 junto con otras empresas.

La OMS y UNICEF para disminuir este riesgo, ya que la lactancia materna no es un negocio que alguien pueda aprovechar, promueven que el código forme parte de las leyes, para proteger esta práctica natural contra las campañas predatorias de los corporativos y laboratorios, los cuales se documentan en los siguientes enlaces:


Segunda evaluación del cumplimiento del código de comercialización de sucedáneos de la leche materna
 Violaciones de Nestlé al código, de la página de IBFAN,  
¿Qué es el código?,  
Violaciones al código en América Latina y el Caribe,  
Código internacional de sucedáneos de la leche materna.

En México, nadie regula que este código se lleve a cabo. No hay sanciones por incumplirlo y queda a la voluntad de los laboratorios y corporaciones cumplirlo.

Muchos gobernantes inclusive no lo conocen.

Recientemente, y a través de SEDESOL, el gobierno de México impulsó una campaña conocida como "cruzada contra el hambre" .

Dentro de esta campaña, están involucradas algunas de estas corporaciones que mediante estas prácticas mercadotécnicas, han favorecido el cambio de costumbres de alimentación del mexicano, llevandolo a la obesidad. Especialmente Nestlé, que pretende posicionarse a través de esta incursión con el gobierno, en nuevos mercados, mejorando su imagen pública, pero previsiblemente destruyendo la lactancia en México. En este comunicado de la SEDESOL se expresa:
"Marcelo Melchior expuso que a través del convenio suscrito, Nestlé México impartirá más de 200 mil horas de educación en nutrición y cursos de autoempleo en los municipios con mayor carencia del país, y a través del programa “Mi dulce negocio” brindará capacitación empresarial y culinaria a más de 15 mil mujeres emprendedoras para que abran su propia empresa"
 Esto sería una clara violación al código, que en su articulo 5 impide a los productores de leche artifical en tener contacto con las nuevas madres y familias en ABSOLUTO, mucho menos capacitarlos en temas de nutrición.

Diversas ONGs han expresado su preocupación ante la incapacidad del gobierno de realizar el trabajo que les corresponde, pasándole la estafeta a los causantes de los problemas de obesidad de México. NO habrá sistema de salud que pueda atender a la gran cantidad de mexicanos que en poco tiempo tendrán diabetes y problemas causados por la hipertensión.

Yo pienso que este panorama desolador, puede cambiar. Y creo que es la sociedad civil la responsable de exigir a las autoridades que protejan los intereses de las personas, en este caso los mexicanos más vulnerables, de los intereses mercadotécnicos de las corporaciones como Nestlé.

Si te has preguntado que puedes hacer al respecto, como muchos mexicanos, puedes empezar a actuar. Puedes firmar la petición de que Nestlé sea removido de la cruzada contra el hambre, y que el gobierno vele por los mexicanos más pobres. Por favor únete, te toma 10 segundos hacer clic y firmar la petición que puedes encontrar en este vínculo https://www.change.org/es-LA/peticiones/gobierno-de-los-estados-unidos-mexicanos-fuera-c%C3%ADas-causantes-de-obesidad-y-reducci%C3%B3n-de-lactancia-materna-en-m%C3%A9xico

"Nunca dudes que un pequeño grupo de ciudadanos pensantes y comprometidos pueden cambiar el mundo. De hecho, son los únicos que lo han logrado."

12 abril 2013

Rechazo a la participación de Nestlé en la cruzada contra el hambre, por ser una práctica predatoria a la lactancia materna



La Liga de La leche de México A. C., organización civil sin fines de lucro, rechaza la participación de Nestlé  en la “Cruzada contra el Hambre” que está emprendiendo  el gobierno mexicano.

La Liga de La leche de México A. C., que tiene como misión promocionar, difundir y apoyar a la lactancia materna en el país desde hace más de 40 años,  rechaza la intervención de  Nestlé en la “Campaña contra el Hambre”, la cual fue firmada el 9 de abril, 2013 por la titular de Sedesol, Lic. Rosario Robles Berlanga. Lo anterior, debido principalmente a que aprovecharán la coyuntura de la cruzada para distribuir sus productos en zonas de alto rezago social y económico, en lugar de promover y apoyar los sistemas tradicionales de alimentación que requieren nuestros niños.

Se debe considerar a la niñez mexicana como el bien más preciado de la Nación; en ese sentido, no avalamos, que en el marco de la referida Cruzada, se firmen acuerdos con serias implicaciones que la ponen en riesgo.

Nestlé ha recibido diferentes señalamientos en distintas ocasiones en relación al Código Internacional de los Sucedáneos de Leche Materna, establecido por la OMS y UNICEF desde 1981, promoviendo sus productos de leche artificial por distintas vías, de manera antiética. El código de comercialización de sucedáneos de la leche materna, claramente explica en su artículo 4.2 y 5.2 que es una violación que las empresas que los hacen estén en contacto directo con las madres. Y eso es precisamente lo que Nestlé propone al querer capacitar mujeres para que den pláticas de “nutrición” de sus productos que provocan obesidad (http://www.unicef.org/spanish/nutrition/index_24805.html).

Dichas prácticas de la trasnacional, ponen en riesgo la salud de los niños y las madres mexicanas al influir negativamente en que se cumplan los periodos de lactancia materna establecidos por la OMS: los primeros seis meses de manera exclusiva y por lo menos dos años combinando con alimentos nutritivos y adecuados a la edad del bebé.   

Del 2006 al 2012, el porcentaje de lactancia materna exclusiva en menores de seis meses pasó del 22.3% al 14.4%. Desafortunadamente, este descenso fue todavía más dramático en el medio rural en donde el índice disminuyó a la mitad (ENSANUT 2012). La disminución de los índices de lactancia materna en México representa un grave problema de salud pública, que no se soluciona, sino que se incrementa,  con la promoción e introducción, sobre todo en zonas de alta marginación, de leches artificiales en niños menores de dos años.
Se debe promover y proteger la lactancia materna en los primeros mil días de vida de todo ser humano, para potenciar sus capacidades biológicas, inmunológicas, intelectuales, emocionales  y sociales que lo definirán de por vida.  
La promoción y educación en lactancia materna derivaría en la prevención y disminución de enfermedades crónico-degenerativas tales como la obesidad, diabetes, asma y cáncer, entre otras, así como en importantes ahorros para el Sector Salud. Entre 1988 y 2012, el porcentaje de niños menores de cinco años con sobrepeso y obesidad pasó de 7.8 a 9.7 (ENSANUT 2012). Es visible que este problema se incrementará al introducir leche artificial y productos industrializados de gran contenido calórico.
Ante la falta de instrumentos que regulen las actividades antiéticas de este tipo de empresas o que les impongan sanciones, seguirán enriqueciéndose con la venta de leche artificial y otros de sus productos, que ahora promoverán gratuitamente 15,000 mujeres reclutadas en zonas de alta marginación.
Ante esta situación, es necesario levantar la voz para dar a conocer los graves daños a la salud que, de por vida, ocasionaría la alimentación promovida por Nestlé, a fin de crear un contrapeso de sus enormes campañas publicitarias, particularmente a la publicidad gratuita que ahora pretende lograr al amparo del noble fin de la Cruzada.
Por un sistema de alimentación sano y natural, que fomente la lactancia materna,

Ing. María Isabel Medina Flores                                            Biól. IBCLC. Claudia J. Sierra Morales
Presidenta de la Liga de La Leche de México                Enlace Profesional Médico de LLLMéx.
rancho_la_victoria@hotmail.com                                clausiemx@yahoo.com.mx                                                                               

Conflictos de intereses con transnacionales, ponen en riesgo la salud alimentaria de los mexicanos

Comunicado de prensa de la Red IBFAN  (texto completo)
Conflictos de intereses amenazan al proyecto contra el hambre de México.
(Leer en línea, Descargar en formato PDF)
Gran Hotel, ciudad de México
09 de abril de 2013
Aunque acoge con satisfacción la promesa del gobierno mexicano para incluir la protección y el apoyo de la lactancia materna en su nueva Cruzada nacional contra el hambre, la International Baby Food Action red (IBFAN) está profundamente preocupada por las noticias que la iniciativa consiste en alianzas con los gigantes de la comida mundial tales como PepsiCo, Nestlé, Walmart, 7 Eleven y KMart.
Como parte del acuerdo de asociación firmado ayer, Nestlé ejecutará un programa llamado Mi Dulce Negocio Nestle (Mi negocio de dulce). Esto creará una red de 15.000 mujeres que se venden productos "nutricionales" y otros productos a las comunidades más pobres y darían consejo nutricional – todo patrocinado por Nestlé.
El pueblo mexicano ya sufre una de las tasas más altas del mundo de la obesidad y la diabetes, enfermedades que dependen en gran parte de la comercialización de los alimentos ultra-procesados que son vendidos por estas empresas. La iniciativa será, en efecto, subsidiar y facilitar la penetración de los productos de Nestlé en el mercado mexicano, bajo la tapadera perfecta de la filantropía. Esas alianzas de negocios afectan el desarrollo de políticas alimentarias y socavan la producción local de alimentos y la cultura de la comida tradicional.
Cerca de la mitad de la población de 115 millones de México se clasifica como pobre, con unos 12 millones de los que viven en extrema pobreza. Desvelando sus planes en enero, el presidente mexicano Enrique Peña Nieto, había citado a los esfuerzos de Brasil para poner fin a la pobreza como una inspiración. Bajo su ex Presidente Lula da Silva, Brasil se dice que han levantado alrededor de 20 millones de personas de la pobreza entre 2003 y 2009. Lo que parece haber sido olvidado es que, aunque inicialmente Nestlé participó en la campaña de hambre cero, después de las protestas y la presión organizada de la sociedad civil y funcionarios del gobierno, fue excluido. Cero hambre promovió fuertes vínculos con agricultores locales y apoyó las economías locales a través de los alimentos tradicionales
Patti Rundall, OBE, copresidente de IBFAN y líder del boicot que se lleva contra Nestlé en 20 países esta semana se reunió con legisladores en el Senado y el Congreso, para discutir la preocupación global sobre los conflictos de interés y la necesidad de proteger las políticas de salud de la influencia comercial. [1]
"Es sorprendente y triste que el Presidente Nieto ha permitido que la cruzada – que tiene objetivos tan importantes – haya sido capturada por algunas de las corporaciones más peligrosas del mundo, precisamente aquellos que impulsan la epidemia de enfermedades crónicas. No hay ninguna duda en mi mente que estas 'alianzas' distorsionarán el objetivo loable del gobierno mexicano para combatir el hambre.Sin embargo aunque estas empresas y su equipo de relaciones públicas puedan parecer genuinos, su prioridad superior como estrategia es cambiar los patrones alimenticios tradicionales en los países en desarrollo. Sus tácticas mañosas socavarán la confianza en los alimentos frescos locales y la lactancia, y conducirán a mayor, no menos, desnutrición."
Dr. Marcos Arana, Coordinador de Co-Regional para IBFAN Latinoamérica dijo, "la participación de 15.000 mujeres contratadas por Nestlé para promover la educación alimentaria, podría representar una de las mayores violaciones del Código Internacional de comercialización de sucedáneos de la leche materna y las resoluciones posteriores de la Asamblea Mundial de la salud. Estas reglas de las organizacones unidas advierten acerca de tales conflictos de interés y a los fabricantes de alimentos para bebé se les prohíbe hacer contacto directo o indirecto con las madres.
Debemos hacer un llamado al gobierno mexicano para detener esto inmediatamente y en su lugar hacer regulaciones que incorporen el código y prohiban la comercialización de comida chatarra a los niños. Estos controles de marketing deben ser un eje central de la cruzada para proteger a los niños. En mi región de Chiapas, cada día se aprecia la mala alimentación de lactantes, y los resultados son muerte y desnutrición de los niños. Esto es una barbaridad que es totalmente evitable".
Hablando sobre sus preocupaciones acerca de Walmart y 7Eleven, Álvaro Urreta Fernández, Presidente de la Unión de productores y comerciantes, en la ciudad de México, dijo:
"El crecimiento descontrolado de estas multinacional tiene un negativo impacto económico y social, perjudicando a los pequeños productores de frutas y verduras, fomenta un aumento en el consumo de comida chatarra. Hemos visto que el consumo de frutas y verduras frescas está disminuyendo dramáticamente debido a la presencia de estas empresas. Necesitamos con urgencia apoyo internacional para denunciar esta situación. En lugar de permitir a las multinacionales a ser socios en esta cruzada contra el hambre, necesitamos al gobierno mexicano para apoyar a campesinos y pequeños productores".
Para más información:
Patti Davis, copresidente, IBFAN/bebe leche acción prundall@babymilkaction.org + 44 7786 523493)
Dr. Marcos Arana, Coordinador de Co-Regional para IBFAN Latinoamérica, IBFAN Méxicomarcos.arana@prodigy.net.mx + 52 1 9671062196
[1] IBFAN es signatario el conflicto de intereses coalición declaración de preocupación junto con 161 grupos, alianzas y redes, que representan aproximadamente 2.000 salud y ciudadanos grupos en seis continentes. Los grupos están unidos por el objetivo común de salvaguardar la formulación de políticas de salud pública contra comerciales conflictos de intereses a través del desarrollo de un código de conducta y el marco ético para la interacción con el sector privado. http://coicoalition.blogspot.com

¡Carga a tu bebé!